Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 diciembre 2007

6* Magias de Año nuevo

velas.jpg 

Se dice que para comenzar bien el nuevo ciclo anual hay que quemar lo antiguo y hacer peticiones para el año nuevo.

Hay que hacer balance del tiempo pasado salvaguardando lo que merezca la pena meter en nuestro cofre de recuerdos y experiencias y exterminando todo aquello que nos ha dañado o todos los errores que hayamos podido cometer. Seguro que algo habremos aprendido de todo ello, pero hay cosas que mejor olvidar; y es también el momento de planear el tiempo que esta por llegar. Forjar en nuestra mente como queremos que sea el futuro tiempo que nos espera hasta el nuevo ciclo.

Para dar este paso en tiempo hay rituales, costumbres y manías de todo tipo.Desde comer los tradicionales doce granos de uva al son de las doce campanadas (hay quien toma 12 cucharadas de lentejas, e incluso he visto quien lo celebraba con chocolatinas y cosas similares) usar prendas rojas o amarillas para ese último día, quemar velas de todos los colores, sumergir algo de oro en la copa de cava para el primer brindis etc. (al final os pongo una lista de algunos de ellos para que os informéis)…

Pero sobretodo lo que prevalece es el desear buenos propósitos para el año nuevo.

Yo todavía no se bien que voy a pedir pero pensando sobre ello  me doy cuenta de que para estos menesteres de pedir se ha de ser prudente.

Hay que tener cuidado con lo que se pide, porque claro, cuando uno expresa peticiones, si realmente se cree en el poder de la magia, lo más probable es que se cumplan o por lo menos hay muchas probabilidades de que toque (vamos como la lotería, que si no juegas no pasa nada, pero si lo haces tienes al menos posibilidades de que te caiga el premio).

Bien pensado eso de poder pedir entraña toda una responsabilidad, porque claro, por pedir …que sea la luna, pero que haríamos con ella en nuestras manos?.  Lo más seguro es que si nos cayera encima moriríamos aplastados por dicho satélite,  o en caso de perdernos por ella, que es lo que muchos desearíamos… ¿que haríamos perdidos en el desierto de la soledad de sus dunas y sus cráteres?  ¿Es eso lo que realmente queríamos pedir?.  

Pienso que hay que especificar bien nuestros deseos, porque por ejemplo podemos pedir compañía,… luego nos llega un elefante como animal de compañía y hay que cargar con él, porque no se admiten devoluciones,… ¿y que hacemos entonces?

Pedimos amor,…  ¿amor de quien?, de nuestros padres o de nuestros hijos, de los compañeros de trabajo, de los vecinos,  o un amor intenso y apasionado que te vuelva loca?… y luego llega, pero resulta que te hace sufrir como una condenada… ¿es eso lo que deseábamos realmente?  ,…hay muchas clases de amor, y será bueno matizar en nuestros deseos.

También en nuestras ansías de cariño, podemos llegar a pedir que alguien se vuelva loco de amor por nosotros,… y ¡zas! aparece alguien al que le chiflan tus huesitos, … pero resulta que es gordo, calvo, escaso de talla, o lo que es peor, escaso de inteligencia, o goza de cualquier otra cualidad totalmente incompatible contigo,…pero como se ha cumplido tu deseo te ves acosada una y otra vez por tipos ajenos a tu voluntad.

No, no se pueden dejar los detalles de la petición a medias, hay que ser exactos y pedir lo que realmente desea.

Si queremos un novio, concretar: inteligente, guapo, atractivo, alto a tu medida, honesto, generoso,  simpático…. (Aquí cada cual que defina las medidas de sus deseos jeje) pero hay que precisar bien lo que se quiere, porque luego te puede llegar cualquier cosa rara y te sale un bodrio de novio vestido de rana.

Ya no hablemos de los que desean tener hijos, … cuidado que te pueden venir dos por uno, y a veces hasta tres o cuatro a la vez, que esa técnica esta ya muy desarrollada.

Si deseamos tranquilidad, seamos prudentes, porque podemos caer en la anodinad mas absoluta  o hacer de nuestras vidas el tedio mas insoportable.

Si pedimos actividad y trabajo, que no nos falte, pero tampoco que no nos deje vivir.

Cuando la petición es de felicidad, también hay que especificar, porque lo que a uno le hace feliz,… puede que sea la desdicha de otro.

En fin que eso de pedir, me da a mí que no es tan fácil como parece y hay que meditarlo mucho. 

Que ustedes lo deseen bien…. copascava.jpg

En todo caso, junto a las copas de cava para brindar, por si os sirve de algo os dejo una recopilación de “recetas mágicas” y rituales para tener un mejor año: 

 Abrazo y beso: Representa el amor y la compañía de la pareja. Abraza y besa a tu pareja para asegurarte que el año estará lleno de romance.  

Agua: Simboliza expulsar de tu vida las lágrimas, las penas y la negatividad. Tira un vaso de agua desde la casa hacia la calle.  

Calzones amarillos: Significa atraer la alegría y el dinero. Ponte unos para que en el año nuevo no falte la felicidad y la riqueza.  

Calzones rojos o listón rojo: Equivale a atraer el amor y la pasión. Ponte unos calzones rojos o un listón rojo amarrado a la cintura bajo la ropa, para que el año nuevo esté lleno de amor y deseo.  

Cambio de prenda: Corresponde a fortalecer la relación con tu pareja. Si tienen algunos problemas, intercambien una prenda que traigan puesta, así sus destinos estarán completamente ligados en el año.  

Dinero: Se refiere la prosperidad económica. Recibe el año con una moneda en el zapato o de preferencia un billete en un bolsillo.  

Escoba: Simboliza expulsar de tu casa las malas vibras, las penas y la negatividad. Barre con una escoba desde la puerta de la casa hacia la calle.  

Foto con lazo: Si quieres que cierta persona te dé su amor, ata con un lazo rojo una foto suya y duerme esa noche con ella bajo tu almohada.  

Lentejas: Tiene que ver con la abundancia, la prosperidad y la economía en todo el año. Cómete una cucharadita de lentejas cuando den las 12.  

Limpieza de la casa: Representa eliminar las malas energías y atraer cosas mejores en tu vida. El día 31 haz limpieza en toda la casa, deshazte de lo que ya no sirve y recibe el año con un hogar totalmente limpio. Se barre dos veces el piso, una de dentro a fuera y otra con una escoba nueva, de fuera hacia dentro, para atraer lo positivo.

Lista de deseos: Para que todos tus sueños se hagan realidad, haz una lista de anhelos y soluciones a tus problemas, dobla el papel y ábrelo a las 12 de la noche.

Luces prendidas: Se relaciona con que tu hogar irradie prosperidad y éxito todo el año. Recibe el año con todas las luces de la casa encendidas.  

Maleta: Simboliza viajar en el año que llega. Sal de la casa llevando una maleta, o si tus ganas de viajar son muchas, dale una vuelta a la manzana. Si quieres viajar con tu amor, dar la vuelta a la manzana juntos.

Mesa decorada: Poner tu mejor mantel, vajilla y copas corresponde a la prosperidad. Tener algo dorado en la mesa es para que no falte el dinero. Las velas color rojo equivalen a que no falte el amor en la familia.  

Monedas doradas: Si quieres que no te falte dinero el año entrante, pon en un monedero rojo 13 monedas doradas y tenlo contigo durante toda la cena. Monedas: Se refiere a la buena fortuna y prosperidad. Guarda 12 monedas la misma denominación y durante la llegada del año nuevo aviéntalas al cielo.  

Papel quemado: Si quieres borrar las cosas negativas del pasado, escríbelas en un papel y quémalo para que no se repitan en el nuevo año.  

Ropa blanca: Se relaciona con alejar las enfermedades y atraer la buena salud. Vístete toda de blanco para recibir el año nuevo.  

Ropa nueva: Implica que en todo el año no te faltará ropa nueva. Procura estrenar alguna prenda para recibir el año.  

Siéntate y levántate: Si lo que quieres es atraer el matrimonio, siéntate y levántate en cada una de las 12 campanadas del reloj.  

Silla o escalera: Para que el próximo año sea de continuo ascenso, súbete en una silla o en una escalera.  

Uvas: Simbolizan tus deseos y proyectos para los 12 meses del año que inicia. Coloca en cada copa 12 uvas y con cada campanada cómete una y pide un deseo para el año nuevo. 

Velas: De acuerdo a sus colores, atraen distintas energías entre tus seres queridos: azules paz; amarillas abundancia; rojas pasión; verdes salud; blancas claridad y anaranjadas inteligencia.  

Vino espumoso: De bebida es necesario que haya un vino espumoso, porque las burbujas que se forman al momento de servirlo son las de la felicidad que vas a tener todo el año.  

Usar la ropa interior al revés la noche del 31: Para tener mucha ropa nueva. 

Poner un anillo de oro en la copa de cava con la que se hará el brindis: te asegurarás que no falte el dinero (ojo con tragártelo). 

Cocinar una corvina sin quitarle las escamas: para asegurarse un buen pasar económico (quien la coma tendrá tanta plata como escamas haya comido).

 Tirar un vaso de agua: de la casa a la calle, para expulsar las lágrimas.

Lavarse las manos con champaña y azúcar: para tener dinero. A las 12 de la noche, se meten las manos a una fuente con azúcar. Luego se lavan con champaña. 

Repartir espigas de trigo: símbolo de la abundancia. Lo ideal es repartirlas entre todos los asistentes (que todos tengan en las manos la medionoche) y tambien esparcirlas por la casa. 

Quemar al “muñeco viejo”: para desprenderse de las cosas malas del año que termina. Es necesario hacer un muñeco con ropa vieja. Si se quiere, se le puede poner en el bolsillo una lista con todas las cosas malas del año que quieren eliminarse. A media noche se le prende fuego.

En caso de que alguno de estos rituales no te funcione, por lo menos habrás quemado calorías, cambiado de menú, estrenado ropa y tenido una casa limpia e iluminada. En todo caso, junto con las 12 campanadas repite mentalmente o en voz alta voy a ser feliz este año… y no olvides que la fe mueve montañas.   

Buena entrada en el 2008.

 De un modo u otro ya se sabe…Año Nuevo, vida nueva para todos

842563mhdrmruam0.gif

 

Read Full Post »

5* Un deseo

Feliz Navidad

Por mucho que me esfuerzo en pensar, para estas Navidades sólo se me ocurre un deseo que abarca distintas posibilidades, y ese deseo es la Luz, para todos.

 

Luz que rompe la oscuridad de las tinieblas, de los miedos e indecisiones, tanto en el orden de la manifestación cósmica como en el de la iluminación interior.

Da claridad y conocimiento a la mente y un calor bondadoso al corazón.

Luz, para que se manifieste el Amor en la tierra, que es la salvación de todos los hombres.

Feliz Navidad… y un beso adornado con guirnaldas de colores.

Read Full Post »

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta… En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas… Había una vez un estanque maravilloso. Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente… Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia. Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos, entraron al estanque.

 La furia, apurada (como siempre está la furia), urgida -sin saber por qué- se baño rápidamente y más rápidamente aún, salió del agua. Pero la furia es ciega, o por lo menos, no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró… Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza… Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque. En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba. Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta, es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos, es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad está escondida la tristeza.

Read Full Post »

3* Amor en perspectiva

bicis_bosque.jpg

En la adolescencia uno se siente totalmente enamoradizo, prendado de cualquier otro ser humano del sexo contrario (vamos… generalmente, porque hoy en día cualquiera salen del armario a edades más tempranas). A veces eran las cosas más nimias, más sin sentido, lo que nos atrapaba de la otra persona y nos hacía idealizarla cegados por haber creído encontrar “el amor”, …hasta que aparecía otro ser que nos deslumbraba más y nos hacía sentir nuevas sensaciones que creíamos diferentes, y así nos devanábamos entre la multiplicidad de oportunidades que iban apareciendo.

Con el tiempo esa actitud se supera, aunque confieso que he conocido muchos adultos que todavía se aferran a esa etapa de emocionalidad caótica descontrolada y confunden el sentido de las cosas; creen que el amor expandido es cuantitativo, y desdeñan lo cualitativo, solo lo ven en una parcialidad del ser, en lo que se refiere a lo externo para más señas ; por lo que se dedican a buscar simplemente sexo allá donde lo hallen, aunque muchas veces a eso lo disfrazan con buenas artimañas y le llamen amor libre para justificarse y sentirse más seguros en sí mismos.

Pero en el fondo de lo que huyen es del compromiso de Amar totalmente… ellos, cual niños egoístas, solo quieren ser amados y que les regalen las orejas diciéndoles lo buenos que son y les engorden el ego y la vanidad de cuanto valen. Estarán contigo mientras dure lo agradable y les escuches con atención asintiendo a la divagación de sus locuras, o contandote lo desgraciados que son en sus vidas para darte pena; pero huirán de tu lado en cuanto seas coherente y llames a las cosas por su nombre, pongas los puntos sobre las i, o simplemente no estés de acuerdo con sus planteamientos. Una cosa es cierta y es que nunca los tendrás cuando realmente los necesitas a tu lado para superar tus malos momentos. Porque les aterra el lloro y les agobia todo lo que no sea su burbuja de cristal aislante de las negatividades excepto las suyas, claro está, que las dispersan por los cuatro costados.

Los años también nos sirven para madurar en lo interior, no solo para que nos salgan arrugas en el rostro y canas en el cabello. Y sabemos que el “enamoramiento juvenil” poco tiene que ver con el Amor verdadero, aunque es cierto que éste último cuando lo alcanzas te rejuvenece.

Me refiero al amor que se forja día a día con el paso del tiempo y se templa con la voluntad y la superación de las pruebas cotidianas. Ese, que te hace entregarte al completo a la otra persona, sabiendo que ésta también se da en la misma medida, y proporciona que el conocimiento mutuo sea más profundo y enriquecedor, haciéndonos crecer como mejores personas.

Una complementariedad sinérgica de la generosidad de dos seres capaces de regalarse mutuamente esa estabilidad física, química, anímica, emocional y personal que unifica y ayuda a visualizar otros planos de existencia más elevados acordes con la propia dinámica y armonía del mismo cosmos.

El Amor… ese gran enigma desconocido, …tan presente en todas las cosas de nuestra vida y a la vez tan temido por el compromiso que lleva en sí mismo.

Muchos dicen te quiero, en la teoría, pero pocos son capaces de amar en la práctica al completo.

P.D. perdón por el retraso en actualizar, pero es que sigo escribiendo en el otro bloc. Un beso a todos y gracias por seguirme hasta aquí.

 

Read Full Post »