Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 septiembre 2009

Una noche en la inopia…

sueno

Este verano me he pasado las noches en vela… ya sabéis que me encanta disfrutar del silencio de las horas nocturnas,  el cambiar el ritmo normal del día ha sido de algún modo casi el único lujo que me he permitido en mis vacaciones, si por ello se entiende dedicarse ociosamente a lo que a uno le apetece. Pero si además coincides con un interlocutor, aunque sea del otro lado  del charco, que te anima en conversas inteligentes, contrastando educadamente puntos de vista, bañadas de sutil imaginación y salpicadas de fino humor… pues es fácil comprender que más de un día he visto salir el sol antes de acostarme.

Pero como todo lo bueno se acaba, estas últimas semanas en que ya he empezado a trabajar, intento adaptarme a un horario más normal.  Levantarme temprano me mata, por lo que estos días procuro acostarme antes de la media noche, a pesar de no poder conciliar el sueño hasta mucho más tarde, por lo menos al estar estirada, me relajo. Poco a poco el ritmo se va adaptando y al madrugar llegan horas en que una ya se siente cansada y se deja caer dulcemente en los brazos de Morfeo (a falta de otros, claro!).

images

Suelo dormir poco, con un sueño ligero que me despierta ante cualquier ruido extraño, pero a veces, aunque sean unas horitas, caigo en lo más profundo y desconecto del mundo.  Hoy he dormido inquieta, eso es cierto, pero me he levantado (no sin esfuerzo claro!) a la hora habitual para ir a trabajar. Aparentemente todo normal. Los tres despertadores han sonado uno tras otro e inmediatamente las alarmas de los 2 móviles.

Al apagar la última alarma del teléfono, me ha extrañado ver una llamada perdida a las tres de la mañana de una  de mis vecinas “guays”, pero he pensado que se habría despistado con la hora y lo que quería era ultimar los detalles de la cena que hoy teníamos prevista. Me extraña no haberlo oído sonar, pero no me preocupa, más tarde le llamo, pienso para mi.

Para despejarme, como cada día,  me preparo tranquilamente una taza de te con leche… afortunadamente la vitrocerámica es eléctrica (más tarde apreciareis la importancia de este detalle).

Así suelo empezar habitualmente la mañana, aferrada a la taza degustando el desayuno y contemplando, desde mi terraza, que tal se presenta el día. Necesito aterrizar lentamente en el mundo.Hoy el cielo, cubierto de nubes presagiaba que algo raro flotaba en el ambiente.

DSC01370

Pero mi sorpresa , a sido ver a tres unidades móviles de la televisión autonómica, con una super-antena que casi llegaba a mi altura. Se les veía enfrascados haciendo un reportaje. Últimamente ese pueblo esta tomando popularidad, he pensado al momento, pero rápidamente he observado que justo en la esquina de enfrente habían dos postes pequeños derribados,  …algo a ocurrido, he deducido sagazmente, pero no le he dado mayor importancia  y he seguido con la rutina diaria, me he vestido y arreglado mis cosas para salir de casa.

Y nada más poner un pie en la calle, me encuentro a todo el vecindario revolucionado, que al verme aparecer me miran con ojos desorbitados…

_ ¿¿¿donde estabas??? , Me interpelan casi todos al unísono

_donde voy a estar … en mi casa !, respondo, casi ofendida y sin entender nada.

_ tu estas loca!… es que no te has enterado que te hemos llamado un montón de veces por el interfono y que la policía y los bomberos han subido piso por piso, desalojado todo el edificio por precaución?… como no respondías pensábamos que habías salido la primera.

_Vaya, pienso para mí, para una vez que llama a mi puerta tanto cuerpo uniformado junto, el timbre no funciona y yo me quedo sorda… ya podían haber echado la puerta abajo y haber entrado a rescatarme algún bombero cachas, como en las películas… pero aparco los sueños ante las miradas alteradas de toda aquella algarabía que me increpaba, y tan solo puedo decirles:

_ Pues ni idea.. no me he enterado de nada!. ¿Qué ha pasado?, pregunto estupefacta con cara de despejarme de golpe.

Se apresuran a contarme y todos me hablan a la vez… resumiendo:

_ unos jóvenes que después de robar un coche se han lanzado a toda carrera, estampándose contra los pilones y reventando una cañería, han provocado una fuga el gas.

El vecindario alertado de inmediato, primero por el ruido el tremendo del golpe y seguidamente por  el fuerte olor que se percibía, se ha puesto rápidamente en marcha desalojando el edificio afectado y los colindantes, como es el nuestro. Todos han salido a la calle… Todos menos yo …

Al parecer los bomberos no han tardado tanto como la policía, que según me explicaban, y para colmo de movida nocturna, la demora de las autoridades era porque andaban ocupados persiguiendo a una serpiente peligrosa escapada de un acuario. Esta visto que éste a parte de ser un pueblo de locos, se está volviendo tambié peligroso.

Afortunadamente las autoridades, han llegado,  cuando ya se había resuelto el problema, a tiempo para enviar a todo el mundo a su casa…. Justo en el mismo momento en el que yo salía…

…y de toda esa movida ……yo sin enterarme

Cojo el coche y subo la montaña …. El sol, luciendo ya por encima del horizonte me confirma que cada día, es nuevo, único e irrepetible, y que puede ser el último … seamos o no, conscientes de ello…

Read Full Post »

Una escapada casi improvisada

images-2Seguramente pocos lo entenderían, las tres vivimos en Bcn, cada una en una punta distinta,  y aunque nos habría sido muy fácil quedar en algún lugar céntrico de la ciudad para vernos, como hemos hecho otras veces, y a pesar de que hacía un par de años que, aún sin haber perdido el contacto, no habíamos podido reunirnos por diversas circunstancias, como somos así, y teníamos ganas de vernos, esta vez escogimos para nuestro encuentro el centro si, pero no de nuestra ciudad, sino el centro de la península. Dado que este año una de nosotras se iba a Mdrd con los hijos y las nietas,… la llevaban de vacaciones, ¡claro¡… pero evidentemente su misión en el grupo era más bien de canguro. Así que, las amigas unidas nos decidimos a rescatarla, al menos en los dos últimos días de su estancia, a la vez que nos dábamos un respiro a nosotras mismas, que también lo estábamos necesitando, y a ver a la Cibeles que nos fuimos.

La nuestra es una amistad duradera de hace años, nos conocimos hace unos diez, me refiero a conocernos físicamente, aunque hacía ya un par de años que hablábamos y nos comunicamos.  Fuimos casi pioneras en esto de la navegación por Internet, en una época en la que apenas el 50% de los hogares españoles tenía conexión. Por supuesto que en aquel  tiempo la técnica no estaba tan perfeccionada como ahora, conectarse a Internet era casi una odisea. No se había inventado aun la tarifa plana, y su acceso no era precisamente barato. No existían las ofertas del “paquete dúo”, donde tienes servicio de teléfono e Internet; antes para que al sonar el teléfono no te desconectasen de la red, teníamos que instalar una doble línea, con la consecuente duplicidad de facturas.  Como mucho telefónica con su monopolio, pues no habían tantas compañías alternativas que le hicieran competencia, se invento con el tiempo los llamados  “bonos  nocturnos” que empezaban a las 10 de la noche hasta las 8 de la mañana, y ahí estábamos todos los adictos esperando las diez menos  cinco para entrar, con lo que colapsábamos el servidor y había días que tardabas en conectar mas de media hora!!!!,  y la más de las veces, cuando por fin lo conseguías, te caías de nuevo, porque  no existía banda ancha ni fibra óptica ni mucho menos se habían inventado  todavía el sistema  inalámbrico, con las facilidades  que ello ha aportado  a la comunicación.

Pero todas esas dificultades, no impedían que  al entrar en el chat yimages-3contactar con la gente habitual, sin depender de las distancias nos alegráramos de reencontrarnos y estableciéramos  lazos como si fuéramos una gran familia. Era una ventana abierta al mundo que descubríamos poco a poco.  Allí aprendí un montón de cosas y “conocí” a mucha gente de distintos países, supe de lugares geográficos recónditos que ni sabía que existían, como Antofagasta, en chile (se me quedó el nombre gravado),  y mantuve conversaciones muy interesantes que me aportaron mucho en todos los sentidos.  Fueron interminables horas de buen rollo y buenas risas, donde nos ayudábamos y apoyábamos unos a otros, y entre quienes reinaba sobe todo el respeto y la amistad, cosa que hoy en día no suele sucede en los chats, en los que entrar más bien produce grima, especialmente por la falta de buena educación y la de conversas coherentes, con imaginación e inteligencia para disfrutar sanamente de un rato divertido y olvidarse de los problemas cotidianos del día a día.

Actualmente la mayoría de toda aquella gente  “ole”, anda perdida, cada uno siguiendo su vida, pero algunos aún desperdigados por el espacio, seguimos conservando la amistad y para reforzarla, de vez en cuando, hacemos alguna locura para romper la rutina, encontrarnos y ponernos al día de cómo nos va la vida, contarnos nuestras cosas y avatares acontecidos. Y esa ha sido la excusa de la pequeña escapada de este estío, vernos y recordar viejos tiempos en el que lo habíamos pasado tan bien. Lo cierto es que supimos aprovechar las pocas horas juntas en Madrid para conseguir nuestro objetivo y seguir manteniendo unido el  lazo de amistad que en su día se creó.

A pesar de haber preparado una de nuestras reuniones de mujeres, alguno de los buenos amigos, los de verdad de la buena, tuvo la amabilidad de acercarse, aún viniendo de lejos y aunque fuera por breves momentos a saludarnos, como Pegasux, que se acerco solo unos minutos simplemente por pagar la deuda de un beso que me debía… y no fue uno,  sino tres o cuatro… Tampoco faltó el amigo Vion estuvo puntual  a recogernos al tren y llevarnos al hotel y también vino a despedirnos a la estación.  Lo cierto es que él, con buena voluntad nos preparaba un viaje a Segovia y no se cuantas cosas mas , pero finalmente comprendió por si mismo que las mujeres queríamos estar solas, a mi me supo mal porque me hubiera gustado ir a uno de esos locales que él conoce bien donde se puede gozar de un buen jazz, … pero en otra ocasión será, eso nos queda pendiente.

Y cuando a las chicas nos dejan solas, ya se sabe, más que organizar, improvisamos y aparte de pasear por la ciudad para visitar a otra amiga y comer juntas en un céntrico restaurante,  hablamos, lo que sobre todo hicimos fue hablar,  recordar, explayarnos y pasarlo bien, riendo por cualquier tontería quitándole espinas a las penas.

Más tarde se nos añadió  la que sería nuestra cicerón en el Madrid nocturno, había trazado planes muy concretos para que nos lleváramos una buena impresión de su ciudad. Una buena cena en un lugar encantador, muy cerquita del templo de Debot,  un asador ubicado justo en medio del parque del Oeste, donde te sirven de manera exquisita bajo los árboles, a la vez que oyes el canto de los pájaros revoloteando.

DSC01575_2

Para rematar el día, la copa estaba prevista hacerla en un tablado flamenco, pero justamente ese día estaba cerrado, así que nos metimos en un piano bar, donde el ambiente que allí reinaba, nos cautivó al instante. Entre la armonía que desprendían las teclas de la mano del pianista, la poesía de las letras cantadas, la espontaneidad de los artistas anónimos que se lanzaban a cantar, y la amabilidad de la gente que allí encontramos… Me encantó eso de tomarte un refresco apoyada en el piano y tarareando las viejas canciones conocidas. Todo ello nos hizo acabar la noche pasadas las 4 de la madrugada, claro que después aun estaríamos un buen rato hablando en la habitación del hotel.

Dormimos poco, muy poco, a las 9,30 ya estábamos desayunando…. Y aún medio legañosas seguíamos afilando las palabras y dibujando sonrisas en nuestros rostros. Apuramos las ultimas horas de asueto, pero ni aún en el tren pudimos estar calladas.

Estas locas escapadas, de contacto intensivo, reafirman nuestra amistad y nos proporcionan una especie de baño de cariño y energías renovadas con nuevas ilusiones, que ya nos hacen esperar, aunque no sepamos cuando ni donde se producirá ,  la próxima reunión improvisada.

Read Full Post »