Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 diciembre 2009

Una vez más… Navidad

Y se fue el otoño… y se llevó las nostalgias . Y ha llegado el invierno, un frío invierno que todo lo congela. Hacía años que no se dejaban sentir tales temperaturas… y el fuego del hogar es la mejor compañía.

Y una vez más , como sin darme cuenta, llegó la Navidad… y se pasó el día… y se empalman mezclándose unas con otras las festividades…

Y no quiero dejar pasar ni un día más sin dar señales de vida. Sigo respirando, aun aletargada y escondida en el caparazón de mi  tortuga… sigo latiendo. Ha sido un tiempo de esos “tontos” de adaptación a nuevas circunstancias, en las que vives el día el día con el automático puesto, intentando no perder la sonrisa, pero te sientes abrumada por una nube gris, que se empeña en recordar un pasado que ya no existe.  A pesar de que las cosas cambian aceleradamente y sin saber como pasas de un estado a otro, intentando disfrutar de lo que hay en cada momento… pero hasta para eso ha de haber una adaptación… y yo soy lenta.

Son éstas unas fechas un tanto agridulces, de cierta tristeza por el recuerdo de los que ya no están y una gran alegría por los que regresan.

De recordar tradiciones propias de nuestros ancestros que van perdiéndose  y de otras nuevas que aparecen importadas de otras culturas y van incorporándose a las celebraciones, en una fusión étnica y variopinta de la que muchas veces desconocemos su origen y su sentido, pero siguen estando movidas por un mismo espíritu de generosidad en los buenos deseos promovidos entre la humanidad..

De pequeña  recuerdo unas fiestas entrañables; la familia numerosa se reunía al completo, padres, tíos, primos, cuñados, sobrinos, … abundaba la comía, la bebía, las charlas, los comentarios; se cantaban villancicos y los niños jugábamos con las figuras del Pesebre y para celebrar el nacimiento del niño Jesús, recitábamos el verso de navidad para que los mayores, encantados nos dieran el aguinaldo. Teníamos que portarnos bien

porque era el día de Reyes cuando recibíamos los regalos, y debíamos esperar impacientes su llegada, mientras aprendíamos a guardar la ilusión hasta el último día de fiestas.

Hoy, al igual que muchas cosas, eso se ha invertido. Ahora lo primero que llegan son los regalos, los trae un tal Papa Noel,  del que yo por aquel entonces no tenía ni idea, ni siquiera conocía la existencia de Santa Claus… sí ese que hoy en día invade las fachadas de casi todos los edificios intentando trepar  por las ventanas y se cuela en todos los anuncios publicitarios  convertido en el ícono cultural de la sociedad de consumo.

Me pregunto de donde a salido ese tipo????…

El mito del viejecito vestido de rojo, de barba blanca, y jocosa sonrisa tampoco es nueva, se ha ido forjando durante diecisiete siglos, y se basa en la historia de un obispo, cuya figura nada tiene que ver, con esa imagen, pues éste era alto, delgado y se vestía con un sayo ceñido por una cuerda a la cintura, a la usanza de la época del siglo IV, en la que vivió, en la ciudad de Mira,  antiguo reino de Licia, conocido actualmente como Turquía. Nicolás, que así se llamaba el prelado, fue célebre por la generosidad que mostró con los niños y los pobres.

Fue perseguido y encarcelado por el emperador Diocleciano. Pero con la llegada de Constantino al trono de Bizancio, Nicolás quedó libre y pudo participar en el concilio de Nicea (325). Dadas las innumerables leyendas sobre milagros que había realizados  a favor de los desamparados, a partir de su muerte (345)  fue canonizado por la iglesia católica con el nombre de san Nicolás. Se convirtió en el patrono de Rusia y de Grecia, y se le tomó como protector de los niños,  así como de muchas sociedades benéficas; también de las jóvenes solteras, de los marineros, los mercaderes y prestamistas.

Desde el siglo VI la popularidad de su culto hizo que se erigieran muchas iglesias dedicadas al santo, pero la Reforma interrumpió esa tendencia cuando el culto a san Nicolás desapareció de toda la Europa protestante, excepto de Holanda donde se lo llamaba Sinterklaas. Allí esta leyenda se fusiono con antiguas historias nórdicas sobre un mítico mago que andaba en un trineo tirado por renos, que premiaba con regalos a los niños buenos y castigaba a los que se portaban mal.

En el siglo XI, unos mercaderes italianos que pasaban por Mira, robaron reliquias de san Nicolás y las llevaron a Bari, con lo que esa ciudad italiana, que el santo jamás pisó, se  convirtió en centro de devoción y peregrinaje, al punto de que hoy el santo es conocido como san Nicolás de Bari.

En el s. XVII, emigrante holandeses llevaron la tradición de Sinterklaas a los estados Unidos, cuyos habitantes adaptaron el nombre de santa Claus y crearon una nueva leyenda, que acabó de cristalizar en el siglo XIX:  la de un anciano alegre y bonachón que en Navidad recorre el mundo en su trineo repartiendo regalos. Pronto se convirtió en símbolo de la Navidad, estímulo de las fantasías infantiles y sobre todo, en ícono del comercio de regalos navideños que anualmente moviliza miles de millones de dólares.

Esta tradición re-elaborada y maquillada, no tardó en volver a cruzar el Atlántico y extenderse de nuevo  hacia países europeos, donde santa Claus  cambió de nombre. Así en el Reino Unido se le llamó Father chistmas (papá navidad); los franceses, con el mismo significado, lo llamaron Père Noël; y los españoles tradujeron solo la mitad  del nombre y adoptamos a Papá Noel, cuya fama se extendió rápidamente a América Latina.

Son muchas las leyendas que rodean la figura de Santa Claus y aunque  yo siempre lo había visto como un tipo ajeno a mi cultura, desde que tengo intereses en Suecia y me llegan sus noticias, he empezado a mirarlo con otros ojos…este año incluso se ha descolgado por mi chimenea….….

Y …OHHHHHHH…sorpresa……

Habrá sido Santa Clauss, Papá Noél o San Nicolás?

… porque los reyes aun no han llegado.Y yo quiero seguir esperándolos con la misma ilusión infantil de aquel antaño.

Felices fiestas a todos …. Mis mejores deseos de Paz, Amor y Armonía para ti que me lees… y para los que no, también.

Read Full Post »