Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12 marzo 2010

Que bonita es la nieve……

Que bonita es la nieve…Vista de lejos o tras los cristales.

La nieve vista de cerca no es blanca, sino negra… le oí decir una vez a una anciana que vivía en un lugar donde habitualmente el clima proporcionaban un manto blanco al paisaje… por aquel entonces no entendí la enigmática expresión.

Recuerdo también como mi madre relataba los fríos inviernos en el pueblo y describía el paisaje helado…los chuzos de hielo que se formaban en los tejados,  el romper la capa helada del río para lavar la ropa, el aislamiento durante meses, las dificultades de una época en la que eran impensables las comodidades de las que hoy en día disfrutamos. Ni la calefacción central, ni el aire acondicionado, ni siquiera los medios de comunicación actuales existían.  Tampoco habían máquinas quitanieves, ni generadores eléctricos, ni servicios de urgencia… la energía se obtenía del fuego quemando leña;  cada cual, a base de golpe de pala  apartaba la nieve abriendo el  camino desde su casa… y si había una urgencia, se ayudaban unos a otros como podían.

A mi madre no le gustaba el frío. Será por eso que bajó con sus hermanas de la montaña a la costa.

Yo nací  uno de esos días,  de hace ya varios años,  de gran nevada en Barcelona, en que las exigencias climatológicas todo lo paralizan. No habían tranvías ni medios de comunicación, ni servicios de emergencia, ni previsión del tiempo…. Mis tías siempre me contaban las dificultades que tuvieron para venir a verme y mi padre, las peripecias  que pasó para ir en busca de la comadrona del barrio y como vine al mundo,  sin pensármelo,  mientras él encendía una estufa de queroseno, para templar el ambiente.

…. Y será por eso que a pesar de que uno de mis lemas es : “al mal tiempo, buena cara”, …a mi tampoco me gusta el frío.

El caso es que el pasado lunes, día 8 de marzo, celebración para más señas, del día internacional de la mujer trabajadora, el cielo de Cataluña nos obsequió con una buena nevada inesperada.

Lloviznó toda la mañana y a mediodía empezaron a caer tímidos copos de

nieve. Mientras caminaba hacia el trabajo, pensaba en lo poco que me gusta el mal tiempo,  en el valor que le pone mi hijo, que esa misma tarde se

trasladaba hasta el aeropuerto de Gerona, para volar hacia Suecia y en que yo sería incapaz de vivir en un país nórdico. Debe ser que funciono con batería solar para cargar mis pilas internas, o soy animal de sangre fría, como la tortuga, y no salgo del caparazón hasta que hace buen tiempo, pues necesito del sol para  sentirme bien.

De tres a cinco de la tarde, los copos eran cada vez más gruesos y empezaron a cuajar. Dar clase con los niños, se hizo imposible. Todos querían contemplar el espectáculo natural que ofrecían los ventanales blancos, muchos nunca habían visto tanta nieve junta… y la verdad que fue un espectáculo bonito.

Acabe mi horario laboral y me dirigí a casa. Sin prisas pero sin pausas, pasito a pasito,  con gran prudencia, bajé la cuesta, cruce las calles, recorrí el trayecto habitual,  pero justo en la esquina de mi calle, ….. zasssssssss,  resbalón por no saber esquiar!.  Y de repente me di cuenta que en realidad la nieve aparentemente es blanca, pero vista de cerca, sus consecuencias  pueden negras…

Afortunadamente nada grave, una rotura cubital, que me diagnosticaron al día siguiente, tras una noche marcada por el dolor y la inquietud de saber que mi hijo se quedó colgado por Gerona sin poder volar ni usar la carretera ni el tren para volver.

Esta visto que todavía hoy, en el siglo XXI,  cuando el cielo lo decide, muestra su poder sobre la tierra, y colapsa todos los servicios y previsiones modernas, condicionando al ser humano a sus limitaciones naturales.

Me reafirmo, ….que bonita es la nieve vista tras los cristales

Anuncios

Read Full Post »