Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘candelaria’

Cuando ya creíamos que se habían acabado las fiestas, llegan los nórdicos y nos cuentan que para ellos, las fiestas navideñas se acaban 20 días después de navidad, con otra celebración tradicional , que si bien es relativamente moderna (hace poco más de un siglo), se ha convertido en una fiesta muy popular. La fiesta de Knut , que unos grandes almacenes han popularizado con imágenes de los árboles navideños lanzados por la ventana. En mi ignorancia, creí que era una exageración publicitaria, pero al enterarme de que en aquellos países este hecho es así de natural, pues según la explicación de quien allí ha nacido: “Las hojitas del árbol están ya secas y se caen con facilidad, ¿para que andar trasteándolo por toda la casa cuando podemos tirarlo por la ventana?… es más fácil así !!. Me parece una evidencia aplastante, ….como no se nos había ocurrido?… que listos son estos suecos!.

Pero la curiosidad me ha hecho indagar de donde puede venir esta tradición y aunque las culturas se entremezclan, he aquí lo que he podido averiguar respecto a esta curiosa costumbre:

San Knut fue un rey danés, aunque hoy en día sólo en Suecia y Finlandia le recuerdan, principalmente por la proclamación real que hizo de que las navidades debían celebrarse, con su correspondiente decoración, durante 20 días a partir del 25 de diciembre.

A pesar de su devoción espiritual, este monarca, no dudaba en extender su reino también en este mundo, de ahí su intento de organizar una invasión vikinga a las islas británicas.
No tuvo éxito, y murió asesinado por rebeldes en una iglesia de Ostende en el año1086. Posteriormente, san Knut, el buen danés que casi cambió la historia del mundo, fue declarado santo y mártir por la Iglesia de Roma.
Su vitalidad y compleja personalidad, salta a las páginas de la historia, como un último vikingo digno de su estirpe que cuenta con fascinantes aventuras.
No podemos confundirlo con Knut I el mal sueco (1160-1196), hijo de Erik el Santo, porque éste lo primero que hizo fue asesinar a Carlos VII de Suecia para poder substituirlo en el trono.

El hecho es que, san Knut, o san Canuto, como se le conoce por aquí (y se celebra el 19 de enero, aunque la juventud lo celebre con humo), marca para los nórdicos, el fin de las festividades.Es el momento para retirar la decoración navideña y dar paso a una nueva. Para ello se invita a los vecinos, familiares y amigos. Los niños esperan ansiosos estos días, porque es una fiesta especialmente divertida para los más pequeños, pues son ellos los

encargados del popular “julgransplundring”…. (para mi imposible de pronunciar, se me hace un nudo en la lengua!!!!,) pero que literalmente significa “saqueo del árbol”, y por lo que me han contado puedo  fácilmente imaginar a los chiquillos apaleando al árbol para recopilar las figuras de chocolate y los dulces especiales que durante tantos días han visto colgados de sus ramas sin poderlos tocar.

Así mismo se rompe y destroza la típica casa de jengibre, que previamente elaboraron con harina y dulces, para compartirla con los seres queridos. Momento oportuno también para renovar la decoración que ha presidido el hogar, adornos, cortina, manteles… todo desaparece recogiéndose hasta el próximo año lo que puede ser útil, y arrojando por la ventana el árbol caduco.

Se me antoja a mi recordar tradiciones propias que andan un tanto olvidadas por muchos y que tienen una cierta relación. En España tenemos un dicho que reza:”hasta san Antón, Pascuas son” y esto es el 17 de enero.
Pero también hay un rito con el que, especialmente en otro tiempo, se daban por finalizadas las “Fiestas de la Luz”, que es como se conoce al tiempo dedicado a las celebraciones navideñas., que comienzan el 13 de diciembre, día de santa Lucía y se cierran el 2 de febrero, en la fiesta de la virgen de la Candelaria, patrona por cierto, de Canarias.

La festividad cristiana de la Candelaria, data del siglo V, es de origen oriental, y no se introdujo en la liturgia de occidente hasta el siglo VII, se celebra 40 días después del nacimiento de Jesús, en la que se rememora la purificación de María y la presentación del Niño en el templo en cumplimiento de una ley de Moisés, en la cual todo hijo primogénito debía ser consagrado a Dios. Momento en que el piadoso anciano y sumo sacerdote Simeón así como la profetisa Ana, reconocen a Jesús como el salvador de todos los pueblos (Lc 2, 22-38). La Iglesia lo celebra como uno de los misterio gozosos.

En muchos lugares de la península, todavía hoy se festeja este día con tres celebraciones: la bendición de las candelas; Las típicas procesiones paseando a la Virgen por el templo y por el atrio, aunque hay pueblos que la sacan por sus calles y se le acompaña con velas para recordar que Ella dio a luz a la Luz del mundo; y una solemne Eucaristía, donde se retiran las figuras del pesebre, y se presenta en el altar a los niños nacidos el año anterior.

Estas fechas coinciden también con las fiestas celtas de Imbolc o Candelmans el 1 de febrero, en honor a la diosa Brigit, como exaltación del fuego y el agua. En una purificación ritual se bendicen las semillas y se encienden velas con la finalidad de aportar luz y calor al sol para que recobre su fuerza y la proyecte sobre la tierra que hará germinar los frutos.

Sea como sea, el 2 de febrero se sitúa justamente en el meridiano de invierno, y la fiesta de las Candelas o de la Luz significa la alegría que produce observar como el duro invierno entra en su segunda fase, en la que los días son progresivamente más largos y las noches más cortas. Este aumento de la luz, se celebra popularmente con gran regocijo en muchos lugares del mundo, encendiendo grandes hogueras y compartiendo ricas meriendas entre familia y vecindario.

Por si acaso, aquí dejo unas candelas para que nos ilumine a todos… que falta nos hace!

Read Full Post »