Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘higiene mental’

“Unos científicos suecos han identificado los ganglios basales como la parte del cerebro que decide qué cosas valen la pena recordar y qué otras no, para así desocupar la memoria temporal y hacer que ésta trabaje de una manera más rápida y eficaz”.

Dicen que la memoria es como un músculo, que hay que ir ejercitando, para que no pierda habilidades. Pero también se puede ver como un recipiente donde guardamos los recuerdos para que se conserven en condiciones.

 

Con el tiempo pasa con los recuerdos como con las casas, se van llenando de objetos, trastos que se acumulan, proliferan y llega un momento que son tantos que has de poner orden en el caos. Es la ocasión de desechar lo inservible y reorganizar el espacio disponible. De recordar lo que merece la pena ser conservado, porque nos aportan felicidad y nos hacen crecer en el sentido positivo de la vida.

 

Además, como es sabido,  están las tan temidas pelusillas de polvo, con vida propia que se acumulan por los rincones, creando organismos de ácaros invasores que se esconden en los lugares más insospechados de nuestra mente; de verdín enmohecido por la humedad  que estropea las paredes, de carcomas que hacen nido en las estanterías. Recuerdos dolorosos que nos dañan anclándonos en la oscuridad. Es el momento de olvidar las experiencias negativas y lo que a uno realmente NO le importa, ni le aporta un enriquecimiento favorable para la salud anímica. Es el momento de pintar, hacer limpieza y si es necesario desinfectar nuestro almacén memorístico.

 

Con los P.C. pasa más o menos lo mismo. Los vamos cargando de archivos carpetas y programas, que misteriosamente se van instalando en el disco duro. Con el tiempo es conveniente mantenerlos en orden, conservar el espacio borrando estupideces acumuladas y de vez en cuando desinfectarlos de virus infiltrados para que funcionen correctamente.

 

Para las tareas de mantenimiento mental, nada mejor como hacer uso de la memoria selectiva, con la que rescatar los hechos o experiencias que por simples o importantes quedaron almacenados y hacer una selección de lo que nos conviene conservar y lo que no.

 

 

 

Yo he decidido:

Olvidar las cosas que me dañaron y entristecieron, las traiciones, engaños, y fechorías  

Y recordar aquellas cosas que me alegraron, los objetos que me fueron útiles y aquellos gestos que me consolaron.

 

Olvidar a los amigos que resultaron ser falsos, así como a sus cobardías o sus ofensas.

Y recordar a aquellos que permanecieron fieles, que siempre fueron ellos mismos y me guiaron en un tramo del camino; a quienes dieron luz a mis ojos enseñándome a ser un poquito mejor; a los que me ayudan día a día a sonreír y a ser feliz.

 

Recordar las bendiciones que la vida me ha otorgado, guardándolas como un tesoro. Y olvidar los problemas pasados, cual obstáculos superados en el camino

 

Olvidarme de mirar atrás, cerrando los ojos al pasado

Y recordar solo seguir hacia delante, viviendo el presente y contemplando el futuro

 

Anuncios

Read Full Post »