Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘recibir amigos’

Recibir a un buen amigo siempre es una alegría, si además viene de lejos y no conoce la ciudad,  se pone mayor empeño en el intento  de mostrar aquellos lugares emblemáticos de la zona, pero hacer de guía turística por Barcelona, de un mexicanito inquieto que quiere verlo todo pero dispone de pocos días, no es fácil.  Afortunadamente con Dríada ya nos habíamos organizado y teníamos las rutas definidas, aunque tuvimos que ir improvisando según los  contratiempos que nos iban surgiendo.

Partiendo de pz Cataluña enfilamos por Pº de Gracia contemplando  los bellos edificios que allí se encuentran, y paseamos por el Ensanche hasta llegar a la  Sagrada Familia, donde nos esperaba la primera desilusión…a las 9,30 de la mañana el templo ya se hallaba rodeado por una multitud de turistas,  jamás se había visto, ni siquiera en pleno verano!, todos esperando turno para entrar en el templo, por lo visto aquella mañana en el puerto habían atracado varios cruceros y les habían soltado a todos juntos… había que escoger: o nos plantábamos haciendo cola para subir a las torres, y no veíamos nada más, o seguíamos recorriendo la ciudad. Optamos por seguir pasito a paso  hasta el hospital de San Pablo, cuyos pabellones modernistas son dignos de ver, pero tan sólo nos dejaron pasear por los jardines.

Así que tomando un vehículo para subir la montaña, llegamos a la puerta del Parque Guell…. Allí nos esperaban los turistas que no habían ido a la Sagrada Familia, o… ¿eran los mismos que nos perseguían?,

sean quienes fueren, estaban por todos lados, pero zafándonos de ellos, conseguimos nuestro objetivo recorriendo alguno de sus rincones más emblemáticos… De allí bajamos al puerto, recorrimos la parte nueva el Maremagnum, donde el mexicano hizo amagos de flaqueza,  y nos fuimos al viejo barrio marinero, en busca de una vieja tasca de pescadores, donde calmar la sed con fresca cerveza, confortar nuestros estómagos degustando buenos manjares caseros, y  sorprender a nuestro invitado con unas bombas bien picantes, especialidad  de la casa y darle a conocer el típico carajillo….que  a juzgar por la cara que ponía a cada trago, creo que  le encantó.

Seguimos con la ruta prevista y nos acercamos a la estación de Francia,  pasamos por la Ciudadela, y nos acercamos a ver  las antiguas murallas romanas; algunas callejuelas del barrio Gótico; paramos a tomar un buen café  cerca del ayuntamiento y seguimos caminando hacia la Catedral, pz. Del Pi, , la Ramblas, y el mercado de la Boquería, donde él me instruyó sobre las frutas tropicales de su país y los diferentes tipos de chile, y a cambio yo le enseñé lo que es una buena butifarra catalana.

Ya  un tanto cansados, usamos el metro y un bus para llegar a casa…. Una buena ducha para quitarse el polvo acumulado y un buen masaje en los pies con crema refrescante nos dejó kao, al punto que perdonamos hasta la cena y  caímos de lleno en el reino de Morfeo,  durmiendo de un tirón unas cuantas horas.

Al día siguiente siguió la excursión. De Pz España subimos a la montaña de Montjuic , pasamos por la fuente Mágica, que no pudimos ver en funcionamiento, y llegamos al museo Nacional de Arte, recorrimos sus salas y nos impregnamos de arte.  Paseamos por el bosque hasta Miramar,  y de nuevo nos dirigimos al centro, donde en el incomparable

marco modernista “dels Quatre gats” nos esperaban unas ricas viandas, que nos darían la energía necesaria para alcanzar el tramo final de nuestra ruta.

Las columnas romanas, Palacio real, jardines del museo Marés, Palau de la Música, y La catedral del Mar, todo esto mientras deambulando por las antiguas callejuelas.

En apenas tres días nos pateamos la ciudad y parte del extrarradio. El tiempo no nos dio para más, pero fueron momentos vividos con la intensidad necesaria para aprovechar las pocas horas disponible. Después de tanto tiempo de leernos y comentarnos en la distancia, hablar en directo se convirtió en el placer de interminables charlas , en el regocijo de levantar las copas y brindar juntos y en compartir la alegría de sabernos unidos por una buena amistad.

Gracias Mario por el regalo de tu visita…y por ese dibujo, donde queda inmortalizada para siempre la mano de hierro …

Gracias Dríada… por estar ahí… por las esperas, por tomar prestadas algunas de tus fotos, por ese cafe que me supo a gloria y …por ser como eres

Read Full Post »